Canadá le hace frente a EEUU en la batalla del cambio climático

0 segundo leer
0

Después de anunciar que Canadá dejará de usar carbón para producir electricidad en 2030, el Gobierno de Justin Trudeau da otro paso más hacia la eliminación de los combustibles fósiles con su apuesta por establecer impuesto nacional al carbono, duplicando su oferta de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero apenas unas semanas antes de que el escéptico declarado Donald Trump se convierta en presidente de Estados Unidos.

El primer ministro canadiense dijo que la fijación de precio a las emisiones de  carbono, una medida inédita en el país, ayudará al país a alcanzar sus metas en los acuerdos ambientales de 2015 en París y alentar el sector canadiense de tecnologías limpias, según publica Reuters.

Pero este paso es otra señal de la alineación de Trudeau con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defensor durante su mandato de una economía más verde. "Creemos que hemos alcanzado el equilibrio adecuado ... es difícil especular sobre lo que hará el presidente electo Trump. Estaremos defendiendo los intereses de Canadá sobre la base de la acción de la nueva administración ", dijo el ministro de Recursos Naturales, Jim Carr ante los rumores de que Trump se retiraría del acuerdo de París.

El presidente de Canadá, Justin Trudeau asegura que los impuestos de carbono de Canadá atraerán inversión global por parte de empresas de energía, al darles mayor certidumbre sobre los costes en momentos en que no está claro qué hará Estados Unidos bajo el presidente electo Donald Trump.

El Primer Ministro canadiense también dijo a una audiencia de empresarios en el centro petrolero de Calgary que el reciente impuesto a las emisiones de dióxido de carbono de Alberta era necesario para que su gobierno aprobara dos importantes oleoductos que transportarán crudo fuera de la provincia.

El pasado mes, Carr y la ministra de Medio Ambiente, Catherine McKenna, aprobaron el gasoducto Trans Mountain de Kinder Morgan junto con la Línea 3 de Enbridge, mientras rechazaban la propuesta de Northern Gateway de Enbridge, informa Bloomberg. El otro oleoducto importante frente a los reguladores canadienses es Energy East de TransCanada, que está en sus primeras etapas de revisión.

Trudeau dijo que avanzará con reglamentos para el carbono aún más severos aunque Trump se mantenga menos entusiasta con el combate del cambio climático. Canadá puede resultar favorecido al adoptar tecnologías limpias y continuar la cooperación con gobiernos locales y estatales de Estados Unidos, manifestó el Primer Ministro, según recoge Reuters.

El gobierno de Canadá ha rechazado a los críticos que se preocupan por el acuerdo de carbono podrían hacer que los negocios canadienses no sean competitivos en un momento en que los precios de la energía en los Estados Unidos pueden caer como resultado de las políticas de Trump. La polémica está servida ya que gran parte de las exportaciones de petróleo y gas de Canadá se envían a Estados Unidos, y los fabricantes nacionales compiten basados en parte en los costes de la energía.

Cargue Artículos Más Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Dacia lanzará un coche eléctrico barato y urbano