Fondos internacionales compran plantas estresadas | Energía16

José Donoso: Fondos internacionales han venido a comprar plantas estresadas

Publicado el Martes, 02 de Agosto de 2016 | Por: Teresa Jiménez

¿Quién es?

José Donoso ostenta el cargo de director general de UNEF (Unión Española Fotovoltaica) desde junio de 2012. Economista por la Universidad Complutense de Madrid, Donoso cuenta con una larga trayectoria en el sector de las energías renovables, primero en distintas funciones en el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDEA) y después como director de Promoción y director de Desarrollo Sectorial de Gamesa. Donoso no es nuevo en el mundo de las patronales. Entre 2008 y 2001 presidió la Asociación Empresarial Eólica (AEE) y ha sido miembro entre otros, del Club de la Energía o la Asociación de Agencias Europeas de Energía.

La energía fotovoltaica ha vivido, al igual que otras energías renovables, unos años de parálisis en España. El director general de la patronal UNEF, José Donoso, asegura que en estos momentos la industria está a la expectativa de cambios que le permitan dar un nuevo impulso a esta energía, y más teniendo en cuenta los objetivos de descarbonización de las economías que se han marcado los países en la pasada Cumbre de París.

¿Cuál es la situación de la energía fotovoltaica en España?

En estos momentos, de expectativa. El sector está descontando la posibilidad de nuevas políticas que acaben con el periodo de parálisis de los últimos años, y eso lo estamos viendo en las iniciativas que están surgiendo. Hace unos días se ha reabierto una fábrica de paneles en Zamora con nuevos inversores, hay varias iniciativas más de volver a fabricar paneles en España, hay iniciativas de inversión en almacenamiento… Está habiendo, por un lado, una ebullición para volver a invertir en la parte tecnológica del sector; por otro, la parte del autoconsumo que se está desarrollando, despacio con las barreras que existen; y, por otra, hay nichos de mercado, como el agrícola, que están funcionando muy bien… y luego está el sector internacional. Nuestras empresas se han internacionalizado con bastante éxito, desde Japón a Chile, desde México a Reino Unido… tanto en componentes tecnológicos como de gestión.

¿En qué destacan las empresas españolas: tecnológicamente o en la gestión de activos fotovoltaicos?

En la parte de gestión somos líderes mundiales. En consultoría también. En algunos componentes y en inversores también estamos muy bien posicionados. Y luego en conocimiento, lo que lleva a que las empresas que entran en el mercado lo primero que hacen es buscar técnicos españoles para ficharles.

Las últimas subastas han sido marginalistas y  no hay nada más absurdo

Actualmente, la energía fotovoltaica representa el 3 por ciento del mix eléctrico español. ¿Qué papel tendría que jugar?

Si nos creemos que el acuerdo de París va a ser implementado, significa que para el año 2050 necesitamos una descarbonización total. Esto quiere decir que tenemos que contar con todas las energías renovables posibles, tanto la eólica como la solar, con grandes instalaciones o con autoconsumo. La gran suerte es que en este momento la energía fotovoltaica es muy barata. Todas las semanas estamos viendo que cada nuevo concurso internacional que se organiza, el precio baja. En el mes de abril fueron las subastas de México, 35 céntimos de dólar por kilovatio/hora, muy por debajo de precio medio del pool español. Pero cuando había que parecía que habíamos tocado suelo, llegan las noticias del concurso de Dubái en el que el precio ha sido 26 céntimos de dólares. Con buen recurso, los precios que se están ofertando son tremendamente competitivos.

De cara a ese objetivo de 2050, las energías tradicionales no serán la competencia de la fotovoltaica. ¿Va a competir con el resto de energías renovables?

No lo veo así. Se necesita todo, lo que se pueda poner de eólica y lo que se pueda poner de fotovoltaica. Hay pastel para todos. El origen de las renovables fue Europa, y fue por una motivación puramente ambiental, pero el mercado se está yendo a países asiáticos y a Latinoamérica. Y ahí la razón ya no es ambiental, es puramente garantía de suministro y precio. Eso es lo que va a mover el mercado.

Durante los últimos años no se ha instalado prácticamente nueva potencia fotovoltaica. En España ha habido una subasta eólica y una de biomasa. ¿Se espera una subasta de energía fotovoltaica?

Esa pregunta la tiene que contestar el Secretario de Estado.

Pero supongo que habrán hablado con él…

Confiamos en que haya cambios, no había justificación para que no se hubiera hecho una subasta fotovoltaica. Si lo que preocupa es que somos caros, que hagan una subasta tecnológicamente neutral, y que se lo lleve el que sea más competitivo.

¿No están de acuerdo con las subastas por tecnología?

Ni sí ni no. Lo que no estoy de acuerdo es con que me excluya, así que antes de que me excluyan, prefiero que sean tecnológicamente neutrales. Y tampoco me opongo. Cuanto más vayamos al mercado, cuanta menos discriminación haya o cuanto menos discrecionalidad dejemos al regulador, mejor. Además, las guidelines de la Comisión Europea establecen que a partir de enero de 2017 la mayor parte de la nueva potencia instalada se tiene que hacer en base a subastas tecnológicamente neutrales. Es la línea por la que creo que debemos de ir, salvo excepciones tecnológicas.

Si las grandes quieren posicionarse de cara al futuro, la inversión tendrá que ir a eólica y fotovoltaica

¿Qué condiciones deberían tener las nuevas subastas?

Las últimas subastas estaban mal diseñadas. La última era marginalista y no hay nada más absurdo que eso. ¿Qué es eso de que si alguien te lo ofrece a 2, y el último que ofrece es a 4, se lo vas a conceder al de 2 pero pagando 4? Con ese modelo que fomentas son ofertas de riesgo que confían en que alguien va a cerrar más alto. La subasta, para que funcione, tiene que ser a precio aceptante, es decir, el precio que se ofrece es el precio que se va a pagar. Además, la subasta debe ser en función de precio kilovatio/hora y no en función de coste de inversión, porque da lugar a costes falseados y absurdos. Como se hacen todas en el mundo. Tienen que ser simples y sencillas. Ahora las subastas no tienen que ser el único elemento. Hay que pensar fórmulas o subastas especiales para proyectos especiales en los que puedas dar encaje a los pequeños y que no solo los grandes se coman el mercado.

Se espera que en los próximos meses se forme nuevo Gobierno, ¿cuáles son las demandas del sector?

Primero, recuperación de la seguridad jurídica. La imagen de país que se ha dado es muy lamentable. Que estemos por encima de países como Argentina o Egipto en número de arbitrajes internacionales tiene un coste, las futuras inversiones se van a ver penalizadas porque va a haber una prima de riesgo. Hay que buscar un acuerdo para recuperar la seguridad jurídica. Segundo, eliminación de las barreras al autoconsumo, no pedimos subvenciones ni primas, solo libre mercado. Tercero, unas reglas del juego claras y transparentes para las nuevas instalaciones, que todos compitamos en igualdad de condiciones.

¿Cómo afectó la moratoria a las renovables al desarrollo del sector?

La inversión está prácticamente paralizada. El año pasado se instalaron en España 59 kilovatios, y, por ejemplo, en Reino Unido 4.500, y solo en Bruselas, se instalaron más que en toda España y Bruselas no es conocido por su sol. Ha habido una parálisis total del sector. Estamos empezando a ver movimientos.

El nuevo gobierno deberá recuperar la seguridad jurídica, eliminar las barreras al autoconsumo y crear reglas de juego claras y transparentes

¿Hay fondos que ya están empezando a pensar en volver a invertir en el sector?

Ha habido fondos que se han aprovechado de la situación. No quiero criticar, estamos en una economía de mercado y cada uno juega su papel. La ruptura de la seguridad jurídica llevó a recortes en las grandes plantas, lo que, con una regulación que es tan mala que todo el mundo piensa que es imposible empeorarla y con fondos internacionales que tienen disposición de capital prácticamente a coste cero, ha llevado a que se haya vendido prácticamente todas las planta vendibles. Los fondos internacionales de momento han venido a comprar las plantas estresadas. De cara al futuro, hay gente interesada, si hay unas reglas del juego claras, en volver a invertir en las grandes plantas en España.

Antes hablaba de Japón y Reino Unido como países interesantes para la industria. ¿Qué otros mercados presentan un gran potencial para las empresas españolas?

Los últimos años, el mayor mercado para España ha sido Reino Unido; Japón ha funcionado muy bien y luego los mercados latinoamericanos. En este momento, nuestras empresas están muy internacionalizadas y donde hay un mercado fotovoltaico, ahí están ellas, ya sea África, Asia o Latinoamérica. China es el país que más potencia fotovoltaica está instalando y siempre está revisando al alza sus objetivos.

La regulación es tan mala que es imposible empeorarla

¿Cuáles son las previsiones de capacidad instalada que puede llegar a tener la energía fotovoltaica a medio-largo plazo?

La previsión es que se sigan instalando de 50.000 a 60.000 megavatios como mínimo cada año.

Las grandes eléctricas no habían prestado demasiada atención hasta ahora a la energía fotovoltaica, pero ahora tienen proyectos en cartera

De repente todo el mundo lo ha descubierto. Lo que ocurre es que cuando tienes un organismo tan tradicionalmente conservador en el mundo de la energía, tan tradicional que siempre se ha equivocado en sus previsiones sobre la energía fotovoltaica, como es la Agencia Internacional de la Energía, y de repente dice que la tecnología dominante de aquí a 2050 es la tecnología solar, todo cambia. Quien no quiera verlo, se empeñe en apostar por soluciones trasnochadas y caducas, se está equivocando claramente. Si las grandes quieren posicionarse de cara al futuro, toda la inversión tendrá que ir en eólica y fotovoltaica.

Comentarios


One thought on “José Donoso: Fondos internacionales han venido a comprar plantas estresadas

  1. José Ignacio Pablo González

    No es tan simple hacer licitaciones sin establecer cual debería ser la fuente de energía.

    Cualquier oferente de energía de cualquier origen, puede ofrecer una cierta cantidad de energía anual.

    Pero las energías renovables en general tienen primacia de ingreso a la red frente a las térmicas, porque la energía renovable que no se usa nunca se podrá recuperar, y las térmicas que tienen la posibilidad de acomodarse a los cambios de demanda son las que hay que cortar porque se ahorra combustible.

    Las energías renovables, y más en países en los que su participación está en el límite de lo posible sin acumulación, deberían incluir los costos de acumulación. Sin acumulación nunca vamos a remplazar a las fósiles.

    Usar las térmicas de respaldo aumenta el costo relativo de la inversiones en fósiles.

    El sistema trabaja como un todo. La generación distribuida tiene ventajas, pero encarece el costo relativo de inversión en las redes.

    Digamos que se hacen redes para cubrir los picos, pero cada vez transportan menos MW-h. Esto alguien tiene que pagarlo, y alguien tiene que compensarlo.

    Lo mismo ocurre con las cuestiones impositivas. Los impuestos que se pagan por el uso de electricidad, no son una venganza del gobierno por usar electricidad. Son una fuente de ingresos.

    Los autogeneradores también tienen que pagar impuestos. Si usan las redes como respaldo también tienen que pagar las redes de transporte y distribución. Porque aunque las usen poco, las requieren cuando no generan. Y en general el autoconsumo es de fotovoltaicas.

    Por lo tanto el problema tiene muchas aristas, requiere muchos consensos. El ingreso de unos afecta el calculo de rentabilidad que pudieran haber hecho otros generadores que aportan a la red al obligarlos a cambiar el factor de uso de las plantas.

    No hay todavía una buena solución para todos estos conflictos.

    Quizás las normas deberían contemplar cambios en la retribución pedida en los contratos, si cambian los factores de planta por la aparición de otros generadores con mayor prioridad.

    En España hay una gran cantidad de energía térmica de la más alta eficiencia (ciclos combinados), pero con factores de uso o de planta muy bajos.

    Esto también será afectado por el autoconsumo, y no solo por el resto de los emprendimientos energéticos centralizados renovables.

    Las condiciones del mercado cambian más rápido que lo que duran las inversiones. Esto debe ser contemplado por las normas para que siga habiendo inversores.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *