El impacto económico y medioambiental de CLH | Energía16

El impacto económico y medioambiental de CLH

Publicado el Domingo, 19 de Febrero de 2017 | Por: Energía 16

Una empresa no solo se mide por sus beneficios. Cada vez más compañías se preocupan por cómo su actividad afecta a su entorno. “Desde hace unos años la actividad de una entidad y su impacto en la sociedad no se pueden disociar”, afirmaba Jorge Lanza, CEO del Grupo CLH durante la presentación del informe “Contribución del Grupo CLH al desarrollo de la sociedad española”, elaborado por KPMG.

En el análisis que ha hecho la compañía de su impacto en la economía, la sociedad, y el medio ambiente, se extrae que la actividad de la empresa de transporte y almacenamiento de productos petrolíferos tiene un impacto positivo en otros sectores de la economía. En concreto, en el sector energético (28 por ciento), la elaboración de productos químicos (12 por ciento) y las industrias extractivas, además de a la creación de 10.000 empleos en España. Pero los datos del estudio van más allá y se atreven a estimar que su actividad contribuyó con más de 620 millones de euros al PIB español, más del doble de los beneficios de explotación de la propia empresa (250,5 millones en 2015).

La cifra surge de la suma de la contribución directa (293 millones de euros) y la indirecta (incremento en la actividad de sus proveedores) que ascendió 139 millones de euros, más la inducida (192 millones), según los cálculos del estudio a partir del modelo input-output de Leontief, tal como explica José Luis Blasco, responsable de Gobierno, Riesgo y Cumplimiento de KPMG en España.

Los más de 4.000 kilómetros de oleoductos, 40 instalaciones de almacenamiento, 28 espacios aeroportuarios y otros servicios que ofrece CLH son capaces además de contribuir a cuidar el entorno, siguiendo las exigencias medioambientales pactadas en la Cumbre del Clima el pasado diciembre. El estudio destaca que al utilizar oleoductos como medio de transporte de los productos petrolíferos, la empresa reduce notablemente el tránsito de camiones y buques tanque, así como las emisiones contaminantes. En concreto, el uso de estos sistemas evita el tráfico de más de 670.000 camiones por las carreteras, que serían los vehículos necesarios para transportar los combustibles que circularon durante 2015 por la red de CLH.

Asimismo, este conducto permite evitar anualmente la emisión de más de 370.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, que serían las emisiones equivalentes si se utilizaran otros medios de transporte más contaminantes.

“Nuestro compromiso va más allá de la reducción de emisiones e incluye identificar nuevas tendencias y adelantarse a ellas”, recalca José Luis López Silanes, presidente del Grupo CLH. “Nuestra empresa está preparada para la incorporación de biocarburantes, que suponen una fuente de energía alternativa y autóctona”, afirma. La inversión ambiental del grupo en 2015 llegó a alcanzar los 30 millones de euros.

El informe también subraya el ahorro para los consumidores que genera el sistema de CLH, ya que gracias a la elevada eficiencia lograda por la compañía, el impacto de los servicios logísticos proporcionados por el grupo supone menos de un céntimo de euro por litro sobre el precio final de los combustibles. “La inversión en nuevas tecnologías y la constante optimización de los recursos permite además una actualización sostenida de sus precios, con valores inferiores al Índice de Precios al Consumidor (IPC) anual o una disminución de los mismos como la realizada en 2016”.

Pero, sobre todo, CLH “está orgulloso de garantizar la movilidad a través de los productos petrolíferos de su red. Aporta confort térmico a través de la calefacción y garantiza una seguridad de suministro a través de los más de cuatro millones de m3 de reservas estratégicas”, destaca además el consejero Jorge Lanza.

El consumo futuro es otro de los retos. CLH calcula que de sus instalaciones se retiraron cerca de 35 millones de toneladas de productos petrolíferos solo en España, pero que desde 2007 la demanda ha bajado enormemente. Por eso sus miras están puestas en la Península Ibérica pero también en el exterior. La Agencia Internacional de la Energía estima que el consumo disminuirá en los países desarrollados pero aumentará exponencialmente en los emergentes.

Según estos cálculos,se pasaría de los 93 millones de barriles diarios de consumo a 104 millones de barriles diarios en 2040, impulsados además por los bajos precios de las materias primas. Esto crea oportunidades a empresas de logística y distribución como CLH. Como ejemplos de esta estrategia de crecimiento, la compañía está construyendo un oleoducto de casi 300 kilómetros y una terminal de almacenamiento en Omán. Y hace un año se adjudicó una red logística de 2.000 kilómetros en Reino Unido.

Jorge Lanza subraya que el crecimiento internacional es una “vocación” de la compañía porque España es un mercado maduro y por el know how que la empresa puede aportar. “La transformación de la red logística para evitar cuellos de botella y atender las necesidades del mercado son nuestra prioridad y estamos valorando una mayor expansión internacional a partir de los contratos que ya hemos ganado en Omán y Reino Unido”, señala López Silanes.

Todas estas cuestiones son las base, según CLH, de su plan estratégico 2017- 2021 que se presentará en los próximos meses. “Gracias a la elaboración de este informe hemos aprendido mucho de nosotros mismos, lo que nos ha permitido conocernos mejor y, por tanto, nos sirve como punto de referencia para establecer futuros planes”, opina Jorge Lanza. “La mejora continua, ser más eficientes y modernizar nuestra tecnología son nuestras principales áreas de evolución”.

Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *