Las ingenierías al calor de la energía

16 minuto leer
6

Alrededor de la energía orbitan un gran número de empresas sin las que no sería posible llevar a cabo ningún proyecto. Desde oleoductos para trasladar petróleo a los aerogeneradores que han convertido a España en pionera en energía eólica, pasando por los proveedores que permiten la construcción de grandes infraestructuras, las compañías que prestan servicios a las energéticas son vitales para un sector que se encuentra en un momento de expansión y renovación.

Durante los últimos años, estas empresas han conseguido avanzar al calor de la evolución de la energía, y en el caso concreto de España se han caracterizado por saber capear los momentos más duros de la crisis económica mediante la internacionalización y diversificación. Prueba de ello es la ingeniería Técnicas Reunidas, que concentra el 60 por ciento de su negocio en Oriente Próximo, o Acciona Windpower, que se ha situado entre los principales fabricantes de aerogeneradores. 

De hecho, es en las ingenierías donde la energía se ha configurado como un factor clave de negocio, con un peso que queda reflejado en su gran volumen de facturación. En el año 2014, los ingresos de las ingenierías en el área de la energía alcanzó el 62 por ciento del total, hasta superar los 5.400 millones de euros (6.160 millones de dólares), frente al 17 por ciento del peso de la ingeniería civil, según un informe del Observatorio Sectorial DBK de Informa D&B (ver gráfico 1).

Además, las ingenierías vinculadas a la energía no solo aportan la mayor parte de la cifra de negocio del sector, sino que además muestran la evolución más positiva. En los últimos años han aumentado más de un 10 por ciento sus ventas y se espera que durante 2016 se incremente hasta en un 6 por ciento, gracias en su mayor parte a los contratos a nivel internacional, según el informe.

Por su parte, los sectores de ingeniería civil e industrial aportaron menos del 30 por ciento del total de la facturación en 2014, con una perspectiva de crecimiento en torno al 3 y 4 por ciento. Este dato contrasta con las proyecciones negativas de los anteriores años por la previsión de crecimiento de la inversión empresarial y del gasto en obra pública en el país, según el Observatorio Sectorial DBK.

El secreto de este éxito puede encontrarse en la alta eficiencia y productividad que ha alcanzado el sector de la ingeniería. “En España estamos muy acostumbrados a trabajar bien y barato”, afirma el director general del Foro para la Ingeniería de Excelencia (Fidex), Fernando Argüello, en una entrevista a Energía 16.

Apertura de nuevos mercados

Unas características que serían la clave de la vertiginosa internacionalización que han experimentado este tipo de ingenierías y por la que muchas han llegado a situar casi el total de su cartera en el exterior. De hecho, el volumen de exportación de la ingeniería industrial y energética representa el 49,5 por ciento del total del sector, según datos de Tecniberia. “Las ingenierías más vinculadas al sector energético han tenido un papel protagonista en esta mayor penetración en mercados exteriores”, explica el presidente de Tecniberia, Juan Lema, a Energía 16. Y la situación no parece que vaya a menos. “Las empresas españolas que están trabajando en el exterior cada vez consiguen más contratos porque son tremendamente competitivas”, subraya Argüello.

Apostar por la búsqueda de nuevos mercados no solo ha permitido a este tipo de empresas sobrevivir a una dura crisis económica, sino que muchas de ellas han conseguido incluso crecer durante este periodo. “En los dos últimos años, una época de dificultades, Técnicas Reunidas ha aumentado en más de 2.000 personas su plantilla”, recuerda Argüello.

Para conocer hasta qué punto estas empresas basan su negocio en la internacionalización solo hay que analizar sus principales contratos y comprobar cómo las grandes inversiones de Oriente Medio y Latinoamérica en petróleo y gas han permitido a numerosas ingenierías españolas hacerse con contratos de miles de millones de dólares de inversión (ver gráfico 2).

Entre ellos destacan la construcción de una planta de gas en Fadhili (Arabia Saudí) por Técnicas Reunidas, con una inversión de 3.000 millones de dólares y que se convirtió en uno de los principales contratos del año, o el proyecto minero que desarrolla Duro Felguera junto a la australiana Ausenco en Québec (Canadá), cuyo importe supera los 1.000 millones de dólares.

Otra de las vertientes ha sido la creación de filiales de ingeniería por parte de las grandes empresas energéticas españolas. Es el caso de Gas Natural Fenosa o Iberdrola, que aprovechan su fuerte posición en el mercado para ofrecer servicios a terceros, ya sean organismos públicos o compañías privadas, una opción que también ha tenido una gran acogida en el exterior.

Pioneras en renovables

Además de la internacionalización, el esfuerzo de adaptación de este tipo de compañías a los cambios del panorama energético ha hecho que puedan considerarse pioneras en determinados sectores. Especialmente en el de las energías renovables, cuyo peso en la facturación de este tipo de empresas asciende al 50 por ciento, según Tecniberia. “Las ingenierías españolas son pioneras en todas las áreas del sector de la energía, especialmente en renovables”, asegura Lema, quien recuerda que este tipo de compañías “están desarrollando soluciones energéticas en todos los mercados”, especialmente en América Latina, Oriente Medio, Asia y África. 

Un ejemplo de esta especialización es la energía eólica, con un gran número de compañías que han ido ganado peso en España. Es el caso de Acciona WindPower, que en los últimos 20 años ha pasado de construir sus primeros aerogeneradores a cerrar su fusión con la alemana Nordex, dando lugar a un gigante del sector.

En este sentido, Acciona WindPower ha encontrado en la prestación de servicios a terceros su filón de negocio, que representó más del 94 por ciento de su cartera en el año 2015, hasta 978 megavatios (MW). Además, sus contratos se concentran en el exterior, con Brasil como principal cliente (54 por ciento), seguido de Sudáfrica (25 por ciento) y Estados Unidos (10 por ciento).

‘Oro negro’ y gas

Pero sin duda el petróleo y el gas son los sectores donde más han evolucionado este tipo de empresas. El oro negro ha marcado la estrategia de muchas de ellas, que han decidido especializarse en unas materias primas clave en el mundo energético. La apuesta es clara en el caso de las constructoras e ingenierías Sacyr y Fluor, que en julio de 2015 anunciaron el nacimiento de Sacyr Fluor, una joint venture centrada en proyectos de petróleo y gas con el que ambas compañías pretenden situarse en primera línea del sector y optar a grandes contratos. La confianza en estas materias primas es tal que estiman que la facturación de Sacyr Fluor se multiplicará por diez, en cinco años, hasta alcanzar los 10.000 millones de euros (11.400 millones de dólares).

Además de convertirse en el principal impulso de las ingenierías, compañías como CLH se han especializado en el traslado de estas materias primas. En la actualidad, la empresa presidida por José Luis López de Silanes cuenta con una red de más de 4.000 kilómetros de oleoductos en la Península Ibérica y Baleares, la mayor de Europa Occidental.

De cara al futuro y en un momento en el que la actualidad energética está marcada por el bajo precio de las materias primas, las oportunidades pasan por volver a mirar al exterior. De hecho, CLH, cuyo negocio ha estado situado tradicionalmente en España, anunció recientemente la inversión de 65 millones de euros (74 millones de dólares) en 2016 en proyectos internacionales y su intención de “seguir creciendo selectivamente cuando haya oportunidades”, según explicó su consejero delegado, Jorge Lanza, tras la última junta de accionistas de la compañía.

“Hoy no nos limitamos a buscar nuevos mercados en países en vías de desarrollo, sino que hemos ampliado horizontes a países desarrollados, compitiendo y ganando proyectos en Europa y Norteamérica”, explica Lema.

“La internacionalización ha supuesto el salvavidas para muchas empresas”, concluye al respecto el presidente de Tecniberia, que pone de manifiesto como las compañías de construcción de infraestructuras y la prestación de servicios al mundo de la energía tendrán que aprovechar la posición alcanzada para volver a ampliar horizontes.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Energía 16
Cargue Más En Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Preparando un futuro con energía solar

Tomás Gómez, profesor e investigador del ITT de la Universidad Pontificia de Comillas ICAI…