Marco Graziano: “La eólica es la que contribuye más a abaratar la energía”

0 segundo leer
39

La compañía Vestas, líder global en energía eólica, recientemente ha firmado un contrato de 100 MW en Argentina tras recibir un pedido de Greenwind, subsidiaria de Pampa Energía, para el suministro de 29 aerogeneradores del modelo V126-3.45 MW para el parque eólico de Corti, ubicado en Bahía Blanca. En 2011, ya había construido el parque eólico más grande del país y ahora consolida la versatilidad de sus aerogeneradores, que se adaptan perfectamente a diferentes emplazamientos y tipos de viento. Es solo un ejemplo del potencial de una firma que no se amilana ante los procesos de fusión en el sector y que ha sabido sobreponerse como ninguna otro a los reveses de la industria.

Sobre ésto habla Marco Graziano, presidente de Vestas Mediterranean. De 59 años de edad y nacionalidad italiana, cuenta con una extensa trayectoria internacional y le avalan décadas de experiencia en el sector de la generación y distribución de energía eléctrica, donde ostentó varios puestos directivos en Europa, EEUU, Asia y Oriente Medio. Pese a las dificultades de las renovables en el mercado español, afronta el futuro con optimismo, sobre todo ante las consecuencias de un cambio climático que provoca sequía y dispara las expectativas de la energía eólica. Confía en las subastas como modelo idóneo para asignar nueva capacidad de generación renovable.

¿Hasta qué punto tendremos que mantener un mix energético en la generación?

Hace apenas veinte años, la energía eólica se encontraba en una fase inicial de su desarrollo. A día de hoy, el impulso a  las renovables, y en concreto a la eólica, es uno de los ejes centrales de la política energética de muchos países. Los acuerdos de París y Marrakech suponen un avance claro en este sentido, ya que los países que los ratifican, como es el caso de España, también se comprometen a reducir su huella contaminante a través de una transición hacia las renovables.

Para descarbonizar las economías, es fundamental disponer de un mix energético equilibrado que permita emitir menos gases contaminantes y aprovechar las ventajas de las renovables. Entre otras virtudes, la eólica ha demostrado ser la fuente de generación que más ha contribuido a abaratar el coste medio de la energía, de ahí que la eólica represente más del 40% de la nueva capacidad instalada a nivel global y que se alcancen ya los 487 GW instalados. Países como Dinamarca o Brasil, incluso España, destacan por generar un alto porcentaje de sus necesidades energéticas a partir del viento; en el caso danés, la eólica genera ya el 42% de su electricidad; entretanto, ha conseguido aumentar su PIB de forma sostenida y reducir de forma significativa sus emisiones de gas invernadero. No cabe duda de que es el ejemplo a seguir, y en efecto, muchos países están apostando por las renovables para ganar independencia energética y cuidar mejor el medio ambiente, contribuyendo asimismo a reducir el coste de la energía.

La energía eólica es competitiva respecto de los combustibles fósiles hasta en sitios ricos en petróleo, como la región norte de Texas, en Estados Unidos, que es el mercado más grande de la compañía. ¿Cómo se explica?

En primer lugar, la tecnología eólica ha evolucionado mucho a lo largo de los últimos años. Rotores más grandes, torres más altas y resistentes, palas más ligeras con mejor diseño aerodinámico, mejores sistemas de ventilación, y en definitiva, aerogeneradores más eficientes, permiten hacer mejor uso del viento y generar más electricidad a partir del mismo recurso, lo que sin duda rentabiliza más la inversión. En segundo lugar, un mantenimiento de los aerogeneradores de calidad, basados en un sistema de prevención de fallos también permite alargar la vida útil de un parque eólico al mismo tiempo que reduce posibles costes adicionales de mantenimiento (reparaciones, posibles parones de la máquina, etc). Al margen de que la eólica haya demostrado ser más competitiva frente a otras fuentes de generación eléctrica, contribuyendo año tras año a reducir el coste de la energía, hay algo irrefutable sobre la energía eólica: es sostenible en el tiempo, ya que el recurso eólico es inagotable y no contamina como lo hacen los hidrocarburos.

¿Hasta qué punto va a limitar el desarrollo eólico el paso atrás de Estados Unidos y su apuesta por los combustibles fósiles?

No nos gusta especular, pero de momento no creemos que nos afecte demasiado. El país ha extendido hace poco el PTC y no hay que olvidar que la eólica tiene apoyo en ambos partidos, tanto en el bando republicano como demócrata, ya que la eólica ha sabido demostrar su competitividad frente a otras fuentes de generación eléctrica. No nos vamos a aventurar a predecir el futuro, pero EE.UU. sigue siendo para nosotros un mercado fundamental para nosotros.

 ¿Y el Brexit? ¿De qué manera puede influir en el negocio la salida de Reino Unido de la Unión Europea?

 Sin duda alguna, la intención de Gran Bretaña de dejar de formar parte de la Unión Europea genera cierta inestabilidad e incertidumbre en todos los frentes. No obstante, tampoco creemos que nuestra actividad se vea afectada negativamente por este hecho, al menos en el corto y medio plazo. Aún es demasiado pronto para determinar qué implicaciones puede acarrear la salida del país de la Unión.

En muy poco tiempo han logrado que la generación eólica sea una fuente competitiva de energía en lugar de un experimento subsidiado. Vestas tiene experiencia en superar infortunios, ¿cómo conseguir rebajar los costes?

 Efectivamente, mantenerse líderes en un mercado tan competitivo no es fácil y eso demuestra nuestra resiliencia para superar dificultades y los vaivenes del mercado. En respuesta a tu pregunta, reducir los costes de energía es para nosotros el objetivo número uno. De ahí que invirtamos mucho dinero y tiempo en investigación para desarrollar las soluciones tecnológicas más eficientes. Donde antes se necesitaban dos o tres aerogeneradores, ahora se necesita sólo uno, por lo que los costes obviamente disminuyen.

También optimizamos al máximo todo el proceso: buscamos la mejor localización del parque eólico para garantizar la máxima producción de energía; mejoramos nuestros procesos de fabricación y construcción para evitar dilatar los tiempos de ejecución del proyecto al tiempo que mantenemos nuestras estrictas medidas de seguridad; mantenemos y operamos los aerogeneradores basándonos en una estrategia de prevención que permite adelantarnos a posibles fallos, etc. Además, apoyamos a nuestros clientes para que accedan a esquemas de financiación más ventajosos. Todo ello contribuye a mejorar la rentabilidad de los parques y a reducir el coste de la energía.

 La aparición de grandes gigantes de la energía eólica producto de fusiones en el sector ¿es un acicate o un obstáculo? ¿El tamaño es un factor para la competitividad?

No es para nada un obstáculo. Es más, nos parece un factor positivo que demuestra la competitividad y la fortaleza de una industria. Se trata de un fenómeno natural que surge cuando una industria madura y se hace más grande. Si bien en Vestas optamos primordialmente por un crecimiento orgánico, tampoco hemos estado ajenos del todo a ese proceso, ya que también hemos adquirido compañías del sector, más en el área de mantenimiento y operación, como son la americana Upwind y la alemana Availon. En cualquier caso, el tamaño de la compañía no supone un riesgo para su competitividad, sino al revés: el estar presentes en 76 países nos permite por un lado adquirir experiencia en mercados muy dispares entre sí, y por otro, equilibrar las distintas fases que atraviesa cada mercado y mantener nuestros niveles de actividad más constantes.

No nos preocupa que otras empresas del sector hayan salido de compras. Seguimos siendo líderes en cuanto a volumen de negocio y número de contratos nuevos, y seguimos trabajando para mantener esa posición.

 A diferencia de otras compañías, que se han centrado por ejemplo en el mercado latinoamericano, Vestas vende turbinas en todo el mundo, pero se le resiste el mercado asiático y, sobre todo, China. También India. ¿Es un objetivo preferente consolidar la expansión internacional?

Por supuesto. Tenemos oficinas tanto en China como en India y nuestra actividad es global. Hay mercados que conocemos mejor que otros, por eso tener presencia local para nosotros es fundamental. Con el objetivo de dar mejor servicio a esta región, hemos creado recientemente dos unidades de negocio (SBUs) nuevas; una cubre China y Mongolia, mientras la otra da servicio el resto de los mercados del sudeste asiático, incluida la India. No tenemos ninguna duda de que poco a poco también iremos ganando cuota de mercado en estos países.

 Ustedes se distinguen por llevar años recopilando datos de todo el mundo. ¿Qué importancia tiene el conocimiento del medio?

Cierto. Vestas lleva recopilando desde hace más de 15 años una ingente cantidad de datos que representa una muestra única en la industria eólica. Esta valiosa información, junto con nuestra  capacidad de análisis,  permite aplicar la tecnología Smart Data sobre nuevos modelos de mantenimiento basados en la predicción y en la capacidad de anticipar posibles fallos de la máquina. Por tanto, esta herramienta permite asegurar mayores garantías de éxito y afrontar los nuevos retos del mantenimiento de parques eólicos desde una posición privilegiada. Este conocimiento, no sólo de los aerogeneradores, sino de las condiciones más óptimas para que la planta eólica produzca al máximo de su capacidad cuanto más tiempo posible, es fundamental.

 El sector se enfrenta a grandes retos como encontrar nuevos materiales de revestimiento para las aspas de los aerogeneradores que sean resistentes a la erosión. ¿Está condicionado el desarrollo industrial a la investigación?

Los grandes avances tecnológicos siempre han sido el resultado de proyectos de investigación que han mejorado las cualidades de los materiales. Un ejemplo típico es el de los aviones de fuselaje ancho que no pudieron desarrollarse hasta que los materiales fueron capaces de soportar las cargas de esos diseños, aunque conceptualmente ya eran conocidos desde finales de la década de los 40 del siglo pasado.

Respecto al tema de la resistencia a la erosión nos gustaría destacar que los revestimientos utilizados en las palas tienen un comportamiento muy bueno de manera que el posible deterioro superficial no es un problema en la mayoría de los emplazamientos. Actualmente la investigación en dichos recubrimientos se centra tanto en incrementar su resistencia a la erosión como en dotar de características nuevas a la superficie de la pala, tales como incrementar su resistencia a los rayos ultravioleta, crear superficies repelentes de hielo.

Cargue Más Por Juan Emilio Ballesteros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

La japonesa Eco Marine Power trabaja en un construir un buque de carga con energía eólica y solar