Oportunidades de negocio con el cambio de modelo energético

10 minuto leer
7

Mónica Espinosa, directora de Innovación y Desarrollo de Negocio Comercial de Endesa

Mónica Espinosa es la actual directora de Innovación y Desarrollo de Negocio Comercial de Endesa. Espinosa se incorporó a la compañía eléctrica en el año 2001 para ocupar el puesto de director de Estrategia y Desarrollo Comercial, en el que estuvo 14 años. Anteriormente, trabajó en la consultora McKinsey, donde llegó a ser associate principal

El sector eléctrico está actualmente marcado por criterios de sostenibilidad, seguridad de suministro y eficiencia energética, tres claves que marcan el futuro del sector hacia los objetivos marcados en el COP21. Estas señas de identidad han hecho cambiar el ADN de las compañías tradicionales, como puede ser una eléctrica, teniendo que adaptarse a las necesidades presentes y de futuro que plantea el mercado y la sociedad.

Reuniones como la de París han puesto sobre la mesa la creciente preocupación por la calidad del aire y el medio ambiente. La Unión Europea a través de diferentes directivas, normativas y programas, como la Directiva AFI (Alternative Fuels Infrastructure) de Combustibles Alternativos, la Normativa Europea sobre Emisiones o el Programa Aire Puro para Europa, entre otros, buscan reducir las emisiones protegiendo tanto la salud como el medioambiente en la Unión Europea.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) nueve de cada diez habitantes de las ciudades europeas están expuestos a concentraciones de contaminantes que se consideran perjudiciales para la salud, y gran parte del esfuerzo de mejora en la calidad del aire debe centrarse en éstas. Uno de los elementos que puede contribuir a mejorar el aire de las ciudades es el vehículo eléctrico. Sólo en 2015 se vendieron en Europa alrededor de 190.000 vehículos enchufables, y si bien son cifras muy superiores a las del año anterior, todavía hay países como España, donde la cuota de ventas de eléctrico sobre el total no llega al 0,2 por ciento.

El vehículo eléctrico no solo es una vía para reducir las emisiones sino que es, comparativamente con el vehículo de combustión interna, el doble de eficiente en el uso de la energía, ya que para mover el vehículo eléctrico es necesario hasta un 50% menos de energía frente al de combustión interna.

Endesa, en su propuesta estratégica apuesta por el impulso de la movilidad eléctrica como una vía necesaria para la mejora de la eficiencia energética y la calidad del aire, y está decidida a formar parte de ese cambio de transporte modal al que estamos avocados. Así pues, en España, Endesa ha desarrollado y está desarrollando proyectos de referencia, como el Zem2all en Málaga, donde más de 200 usuarios han incorporado el vehículo eléctrico en su día a día; el EcaR en la Isla de Mallorca, donde se ha desplegado una red de recarga rápida que permite recorrer la isla sin ningún tipo de problemas ni preocupación por la autonomía del vehículo; o el proyecto ZEUS en Barcelona, a través del cual se está trabajando en la electrificación de  transporte en autobús.

Pero la eficiencia energética no pasa sólo por la movilidad eléctrica, que es una realidad que ya ha tomado forma y prosigue hacia un futuro cada vez más tangible, sino que hay que tener en cuenta la legislación que estamos obligados a cumplir de forma inminente. Me refiero por ejemplo al RD 56/2016 que obliga a las grandes empresas a someterse a una auditoría energética o aplicar sistemas de gestión energética certificada.

En este sentido Endesa se ha puesto manos a la obra y ha desplegado un plan de actuación en sus 22 edificios con el fin de mejorar los sistemas de gestión de energía. Como ejemplo tangible: desde 2004 en la sede de Endesa en Madrid se ha ahorrado un 21 por ciento de electricidad, un 35 por ciento en gas y un 28 por ciento en agua, gracias a la implantación de medidas de eficiencia.

Esta experiencia adquirida es la que desde Endesa queremos trasladar al cliente y lo hacemos a través de auditorías energéticas personalizadas que garantizan un análisis exhaustivo del rendimiento de las instalaciones, búsqueda de consumos no necesarios, y elaboración de un plan de inversiones. En este sentido Endesa ofrece a los clientes la implementación de medidas de eficiencia con inversión en las instalaciones de los clientes.

Por ejemplo, hace tiempo Paradores de España decidió emprender un proyecto para la optimización del gasto energético e hídrico y la renovación de sus instalaciones bajo criterios de eficiencia energética y sostenibilidad. En este caso la división de Grandes Clientes de Endesa llevó a cabo un proyecto global de eficiencia a través del cual se está optimizando la iluminación, climatización, producción de calor, etc. La implementación de estas medidas de eficiencia en los 94 establecimientos de Paradores ha supuesto un ahorro del 17,5 por ciento de la energía consumida, y se estima que en los próximos seis años registren un ahorro de más de 15 millones de euros, evitando la emisión de 31.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.

En definitiva, el modelo energético se ha transformado, y con él también las empresas que abastecen energía. Endesa ha logrado adaptarse a los tiempos, pero sabemos que no es un camino fácil, por lo que seguimos trabajando en esta senda del cambio.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Energía 16
Cargue Más En Tribuna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

No habrá perforación masiva de pozos durante 2016

Pech Ramses, asesor en energía y proyectos del Grupo Carava y Asociados …