Una marea de energía revolucionaria: El Reino Unido

18 minuto leer
0

Por Yoaimaruc García

Las lagunas en el mar prometen, en menos de cinco años, producir electricidad limpia, reducir la dependencia de los hidrocarburos fósiles y colocar a la industria británica a la vanguardia en la energía mareomotriz.

Hace poco más de una década pensar que el vaivén de las olas del mar y el movimientos de las mareas pudieran crear energía y abaratar la electricidad que consumimos en casa era una idea que caía en el terreno de lo improbable. Sin embargo, a partir de este año ya no resulta tan disparatado hablar de la energía mareomotriz y, menos aún, tras el anuncio del Gobierno del Reino Unido de que había aprobado un proyecto privado de 1.555 millones de dólares para la construcción de la primera laguna de marea del mundo en sus costas que sea capaz de generar energía renovable. Desde el pasado junio todos los ojos están puestos sobre la bahía de Swansea, en Gales, donde la empresa británica TidalLagoonPower (TLP) comenzará la construcción de la primera laguna artificial en marzo de 2016. Según los planes de la compañía, generará electricidad suficiente para abastecer a 155.000 hogares en 2019, lo cual equivale a alrededor del 90 por ciento del consumo doméstico anual de Swansea (173.000 hogares) y el 11 porciento del consumo doméstico anual de todo Gales (1,36 millones de hogares).

El proyecto de TLP coloca al Reino Unido a la vanguardia mundial en la utilización de este tipo de tecnología y se engloba en la iniciativa nacional de impulsar el desarrollo e inversión en energías renovables, concienciar a la sociedad sobre el uso consciente de la energía, minimizar el consumo de petróleo y reducir la huella de carbono en al menos 80 por ciento para el año 2050,  según destacó el Departamento británico de Energía y Cambio Climático (DECC). Este organismo estima que la combinación de la energía mareomotriz y la energía de las olas tiene el potencial de cubrir alrededor de 20 por ciento de las necesidades eléctricas actuales del Reino Unido, lo que equivale a una capacidad instalada de alrededor de entre 30.000 y 50.000 megavatios (MW). “Los proyectos de baja emisión de carbono, como el de Swansea, podrían atraer inversión, apoyar el empleo local y contribuir a la economía de Gales”,pues se espera que a lo largo de las distintas fases del proyecto se creen más de 2.000 puestos de trabajo, enfatizó el responsable del DECC para Gales, Nicholas Bourne.

Laguna en el mar La idea de TLP es crear una central eléctrica en forma de laguna en el mar, construyendo un muro de rompeolas en forma de herradura de aproximadamente 9,5 kilómetros de largo en las cercanías del puerto de Swansea, en el sur de Gales, para rodear al menos 11,5 kilómetros cuadrados de área marítima y crear un dique artificial Este muro de 9,6 kilómetros de largo alojará en su parte más alta y más profunda 16 turbinas hidroeléctricas, cada una con una potencia máxima de 20 MW, dando una capacidad máxima de generación de 320 MW y una producción anual neta de aproximadamente 495.000 MWh. TLP asegura que las paredes del dique tendrán las mismas particularidades de los rompeolas “vistos en los planes dedefensa costera y paredes de puerto”, y que las turbinas hidroeléctricas son las mismas que se han utilizado durante años en los sistemas de centrales hidroeléctricas en ríos y presas.

El flujo de agua en la laguna es administrado a través de un sistema de compuertas, que se cierra cuando la marea sube para que el mar fuera de la pared se levante alrededor de la laguna y se cree una diferencia en los niveles de agua en cada lado del dique. Una vez que el agua alcanza la altura suficiente se abren las compuertas y el agua fluye a través de las turbinas hacia la laguna para generar electricidad. Las compuertas se cierran y este proceso se produce a la inversa en la marea baja: el agua en la laguna es retenida y liberada de nuevo desde la laguna al mar a través de las turbinas. Específicamente en Swansea “las mareas altas y bajas se producen dentro de la laguna aproximadamente dos horas después de que ocurran fuera de la laguna. La generación de electricidad va a suceder tanto en la pleamar (marea alta) como en la bajamar (mareabaja), cuatro veces diarias, durante aproximadamente 14 horas al día”, detalla el proyecto.

¿Por qué Gales?

La bahía de Swansea está ubicada en la desembocadura al mar del río Severn (Estuario de Severn), el más grande del Reino Unido, el cual posee el segundo rango más alto de mareas en el mundo, con una diferencia entre la marea alta y baja de 10,5 metros, lo que la hace un lugar ideal para la generación de electricidad renovable. Swansea tiene un fondo marino con poca profundidad y pendiente, lo que reduce la altura necesaria del dique propuesto (reduciendo costes deconstrucción) y aumentando el volumen de agua en comparación con sitios con un fondo marino más profundo y con más inclinación. “Es una oportunidad para generar electricidad a partir de nuestro increíble rango de mareas a un coste comparable al de los combustibles fósiles o a la generación nuclear. Tenemos el mejor recurso de marea en Europa y el segundo mejor en todo el mundo. Tenemos una forma sostenible de aprovechar al máximo esta ventaja natural”, enfatizó Marcos Shorrock, director ejecutivo de TLP.

Se estima que la infraestructura de las lagunas tendrá una vida útil de aproximadamente 120 años, dentro de los cuales la generación eléctrica será constante y a bajos costes para los consumidores. TLP apunta a producir energía entre 138-146 dólares el MW/ hora (MWh) “lo que hará el proyecto más barato que la energía eólica marina y competitivo con la energía nuclear”, destacó Shorrock. La laguna de Swansea será la primera de una serie de seis lagunas que TLPplanea construir en el Reino Unido y que conforman un megaproyecto que alcanzará los 18.432 millones de dólares de inversión. Las otras cinco lagunas estarán en Cardiff, Newport, Cumbria Oeste, la bahía de Colwyn y la bahía de Bridgewater, todas zonas litorales de la isla que encaran al Océano Atlántico. TLP anunció el inicio del proceso de aprobación para la laguna en Cardiff, la cual tendrá una superficie siete veces mayor que la de Swansea, una capacidad eléctrica de entre 1.800-2.800 MW (suficiente para abastecer a 1,5 millones de hogares) y cuya construcción podría comenzar en 2018.

Amenaza para el ecosistema

A pesar de lo optimista que pueda parecer esta iniciativa existen preocupaciones por las repercusiones que la construcción de las lagunas pueda tener sobre el ecosistema marino y terrestre de las zonas designadas. La organización no gubernamental medioambiental TheWildLife Trust subraya que los estudios ambientales realizados hasta la fecha han estado basados en modelos y que hay que esperar por la construcción real de la laguna para comprobar el impacto ambiental. “Conminamos a todos los promotores a atenuar los impactos tanto como sea posible. Es también importante que estos proyectos sean supervisados con firmeza, sobre todo cuando se trata de una nueva tecnología”, declaró Joan Edwards, directora del departamento de Living Seas para TheWildlife Trust. Otras organizaciones, como FishLegal, se muestran preocupados por la mortalidad que las cuchillas de las hidroturbinas puedan causar sobre los salmones y las truchas que todos los años regresan al estuario de Severn a desovar.

Otros ensayos Aunque las lagunas de marea son una nueva propuesta para aprovechar la energía mareomotriz, desde 2003 en el Centro Europeo de Energía Marina (EMEC, por sus siglas en inglés), en Orkney, al norte de Escocia, se han realizado pruebas de tecnología y de dispositivos para generar electricidad e iniciar el desarrollo de esta industria en el Reino Unido. El EMEC proporciona espacios para realizar pruebas en condiciones reales del mar y actualmente realiza los preparativos para instalar proyectos comerciales en PentlandFirth (Escocia) y Orkney, además de la Isla Rathlin y Torr Head, en Irlanda del Norte. Junto a estos, uno de los proyectos comerciales que es una realidad es el revolucionario generador de corriente de marea SeaGen, una turbina gigante instalada en 2008 en StrangfordLough, Irlanda del Norte, la cual ha generado más de 9.000 MWh desde marzo de 2014, cuando entró en operaciones. Según la compañía británica Marine Current Turbines el SeaGen fue el primer dispositivo de mareas del mundo conectado al sistema eléctrico a escala comercial y su “éxito ha dado lugar a una ampliación de la licencia hasta 2018”.

Según The Crown Estate, la compañía que renta el lecho litoral británico, hasta el momento se han arrendado más de 40 espacios para proyectos comerciales de energía marina y se espera que al menos 25 por ciento de estos proyectos se haya materializado para 2020, el mismo año para el cual la Unión Europea espera que el 20 por ciento de su producción de energía provenga de fuentes renovables. Parece entonces que en un período de cinco años podríamos ver el desarrollo de esta nueva propuesta que promete cumplir con lo anhelado: producir energía limpia, predecible, renovable y constante, todas cualidades que definen a la energía mareomotriz. Pero: ¿realmente será tan positiva como parece? La respuesta la tendremos en los próximos años.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Energía 16
Cargue Más En Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

NuStar suspende uso de terminal a Pdvsa por deuda

La estadounidense NuStar Energy prohibió a Petróleos de Venezuela (Pdvsa) el uso de un ter…