Bulgaria y Grecia firman un acuerdo para la construcción de un gasoducto

Bulgaria y Grecia firmaron este viernes un acuerdo sobre la inversión final para el tendido de un gasoducto que conectará las redes de suministro de gas natural de ambos países, dando así luz verde al inicio de este proyecto clave para reducir la casi completa dependencia búlgara del combustible ruso. El valor del proyecto se estima en unos 220 millones de euros (240 millones de dólares).

El documento fue suscrito en Sofía por la ministra de Energía búlgara, Temenuzhka Petkova, y su homólogo griego, Panos Skourletis. "Con esta firma se establece un inicio real de un proyecto estratégico no solamente para Bulgaria y Grecia, sino para todo el sureste europeo. Este gasoducto forma parte del Corredor Sureño de Gas europeo", declaró Petkova durante la ceremonia. El comienzo de la construcción del gasoducto se prevé para octubre de 2016 y su finalización a mediados de 2018, según precisó a la prensa Petkova, segun informa la agencia Efe.

El proyecto, que ha sido aplazado varias veces en la última década y que, enmarcado en el contexto de diversificación energética de la región, goza del apoyo tanto de Bruselas como de Washington, tendrá una longitud de 182 kilómetros. Se situará entre las ciudades Stara Zagora (Bulgaria central) y Komotiní (noreste de Grecia), y tendrá una capacidad inicial será de 3.000 millones de metros cúbicos al año, con perspectiva de aumentar hasta 5.000 millones. El gasoducto transportará gas procedente de Azerbaiján y de terminales de gas líquido (LNG) de Grecia y Turquía.

"Estos 3.000 millones son necesarios para nosotros para evitar una situación en la que alguien corta los suministros a través de Ucrania y a ver cómo Sofía se queda en el frío", declaró por su parte el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, presente en la ceremonia en la sede del Gobierno.

El jefe de Gobierno aludió así a los conflictos comerciales entre Moscú y Kiev que en el invierno de 2009 llevaron al Kremlin a cortar los suministros de gas a Ucrania, lo que dejó a Bulgaria sin calefacción pues prácticamente todo su gas le llega a través de ese país vecino, desde Rusia.

La construcción corre a cargo de la sociedad mixta de capital a riesgo compartido ("joint venture") ICGB, participada por partes iguales (50 por ciento) por el holding estatal búlgaro BEH y la compañía IGI Poseidon, formada a su vez por la estatal griega DEPA S.A. y la italiana Edison SpA.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Energía 16
Cargue Más En Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

La eólica gana terreno con Nordex a través de un aerogenerador de 4 MW

Nordex Group presentará la última fase de desarrollo de su exitosa plataforma Delta –…