Comisión Europea: más ambición para planes de energía y clima + 8 recomendaciones para España

Comisión-Europea

La Comisión Europea hizo pública su evaluación de los planes nacionales de energía y clima de los 28 Estados miembros de la UE. La Comisión resalta que los planes nacionales son un “esfuerzo significativo”. Y apunta a que aún existen áreas para mejorar estos planes: Políticas específicas que garanticen la consecución de los objetivos 2030 y el camino hacia la neutralidad climática.

Líder mundial hacia la transición energética

La Unión Europea se ha comprometido con ser el líder mundial en la transición hacia energías limpias. De allí que sea la primera gran economía a nivel mundial que establezca un marco legal para la consecución de los objetivos del Acuerdo de París. Por lo tanto,  es la primera vez que los Estados miembros integran en un mismo plan el sector energía y el clima.

El objetivo fundamental del establecimiento de Planes Nacionales de Energía y Clima es lograr la transición hacia la neutralidad climática. No obstante esta transición conlleva un profundo cambio para la economía del bloque.

Por esta razón de acuerdo a la nueva Regulación sobre la Gobernanza de la Unión Energética y Acción por el Clima que entró en vigor en diciembre de 2018, los Estados miembros deben:

  • Desarrollar planes nacionales de energía y clima que cubran las cinco dimensiones de la unión energética:
  1. Seguridad, solidaridad y confianza
  2. Un mercado interno completamente integrado.
  3. Eficiencia energética
  4. Acción climática/Descarbonización de la economía.
  5. Investigación, innovación y competitividad.
  • Entregar un primer borrador para el 31 de diciembre de 2018 y para el 31 de diciembre de 2019 entregar un plan final a la Comisión Europea.
  • Informar sobre el progreso de estos planes nacionales, principalmente cada 2 años.

Comisión Europea pide más ambición

La Comisión Europea ha evaluado estos primeros borradores de los Estados miembros y a pesar de que los califica como un gran esfuerzo hacia la transición energética y la neutralidad climática, señala que los mismos se quedan cortos en sus ambiciones.

"En noviembre pasado propusimos que la Unión Europea se convierta en un clima neutral para el 2050. Hemos mostrado y liderado el camino a seguir. Es bueno ver que un número creciente de Estados miembros están siguiendo nuestro liderazgo y trabajando para lograr ese objetivo. Tras evaluar los proyectos de planes nacionales de los Estados miembros, estoy seguro de los importantes esfuerzos que se han realizado. Sin embargo, en los planes finales se necesita aún más ambición para poner a la UE en el camino correcto en la lucha contra el cambio climático y la modernización de nuestra economía", señala Miguel Arias Cañete, Comisionado de Acción por el Clima y Energía.

Las recomendaciones hechas por la Comisión Europea a los Estados miembros contemplan:

  1. Eficiencia energética y contribuciones renovables. Algunos Estados deben aumentar sus esfuerzos y explotar aún más su potencial nacional, mientras otros deben confirmar sus objetivos.
  2. Establecer objetivos medibles, alcanzables, realistas y que se encuentren en el marco de las cinco dimensiones antes señaladas.
  3. Establecer políticas y medidas adicionales más concretas que fundamenten el logro de objetivos y contribuciones nacionales.

 

Recomendaciones para España

Desde la web de la Comisión Europea se puede acceder a las recomendaciones para cada país. Se encuentran en PDF y en inglés más el idioma oficial de la nación. A España le toca tomar en cuenta para su plan final ocho puntos resaltados por la Comisión. Entre ellos están:

  • Apoyar a través de políticas y medidas detalladas la meta de 42% de energías renovables para el 2030. Además, de facilitar más detalles acerca de las medidas que reducirán la carga administrativa y los marcos que faciliten el autoconsumo de energías renovables.
  • Profundizar las medidas actuales para el ahorro energético.
  • Facilitar información sobre el abandono progresivo de la energía nuclear.
  • Precisar los objetivos para enfrentar la evolución de los déficits arancelarios de los sectores gas y electricidad.
  • Especificar los objetivos nacionales y de financiación relacionados con los objetivos de la Unión Energética para 2030.
  • Intensificar la cooperación con Francia y Portugal, particularmente en materia de energía y seguridad energética.
  • Listar las subvenciones energéticas, especialmente aquellas destinadas a los combustibles fósiles más las medidas y planes proyectados para su eliminación.
  • Integrar mejor los aspectos hacia una transición energética justa y equitativa. Especial énfasis en aquellas regiones con un importante consumo de carbón y elevadas tasas de consumo de carbono.

España entregó su proyecto de plan nacional integrado de energía y clima el 22 de febrero de 2019. Y al igual, que los otros Estados miembros tiene como plazo hasta el 31 de diciembre de este año para entregar su proyecto final a la Comisión Europea.

Para más información visite Energía16.com

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Maria Maria
Cargue Más En Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Representantes de la UE proponen imponer impuestos al uso energético

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) protagonizaron este fin de s…