Fiat Chrysler pagará 800 millones de dólares por nuevo escándalo en pruebas diésel

escándalo emisioes

Un nuevo escándalo en las pruebas de emisiones de vehículos diésel. Fiat Chrysler Automobiles (FCA) acordó pagar 800 millones de dólares para resolver reclamos del Departamento de Justicia de Estados Unidos y del estado de California. Las denuncias apuntan a que la automotriz usó un software ilegal para generar resultados falsos.

El acuerdo incluye 311 millones de dólares en sanciones civiles. También estipula el pago de hasta 280 millones de dólares para resolver denuncias presentadas por dueños de autos diésel. Igualmente contempla  garantías extendidas por un valor de 100 millones de dólares.

El pacto evitará que FCA se enfrente en los tribunales a demandas interpuestas por la Agencia de Protección Ambiental (EPA), el Departamento de Justicia y 50 estados, entre otros organismos públicos.

Comunicado de la empresa

Fiat Chrysler dijo en un comunicado que “mantiene su posición sobre que la compañía no participó en ningún esquema deliberado destinado a instalar dispositivos para engañar en las pruebas de emisiones”.

El trato cubre 104.000 vehículos diésel de modelos de  fabricados por la empresa entre 2014 y 2016. Incluye 72,5 millones de dólares por sanciones civiles estatales. También 20 millones de dólares en pagos a California.

Como parte del acuerdo, Fiat Chrysler no admitió ninguna irregularidad. La firma alemana Robert Bosch GmbH, que proporcionó algunos componentes para los vehículos diésel, también acordó pagar 27,5 millones de dólares para resolver reclamos de los dueños de los autos involucrados.

Los propietarios de estos autos recibirán un promedio de 2.800 dólares para conseguir actualizaciones de software. Esta iniciativa forma parte de los llamados a revisión por emisiones, informó la compañía.

El Departamento de Justicia dijo que el acuerdo no resuelve una investigación criminal en curso sobre las acciones de la empresa automotriz. La Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) también está siguiendo el caso.

Las acciones de FCA subían un 0,7 por ciento a 13,86 dólares el jueves a las 1737 GMT en la bolsa de Nueva York.

La posición del gobierno estadounidense

Fiat Chrysler engañó a los consumidores y a las autoridades instalando un dispositivo que socavaban las protecciones del aire limpio”. Así lo afirmó el administrador de la Agencia de Protección Ambiental, Andrew Wheeler.

El funcionario dijo confiar en que el pacto anunciado mande “una clara y fuerte señal a los fabricantes y los consumidores” de que la agencia será severa al aplicar la normativa, que está diseñada también para “proteger la salud pública”.

Wheeler añadió que el software y los aparatos de trucaje "provocaron que los sistemas de control de emisiones actuasen, en determinadas condiciones de conducción, de forma diferente y menos efectiva a que en las pruebas de emisiones federales, lo que provocó el aumento de emisiones contaminantes y dañinas en el aire".

Fiat Chrysler se enfrentaba a una multa que podría haber ascendido a 4.600 millones de dólares. Ello ocurriría si la EPA decidía aplicar la sanción máxima de 44.540 dólares por vehículo que viola la normativa medioambiental.

Nuevo escándalo, viejas emisiones

Este caso se suma al escándalo por emisiones diésel en que se vio involucrada la alemana Volkswagen. La firma alemana debió pagar 5.500 millones de euros (6.250 millones de dólares) en 2018. También deberá cancelar  unos 2.000 millones de euros en 2019.

En esa ocasión las autoridades estadounidenses revelaron que VW había manipulado las pruebas de emisiones diésel con un dispositivo llamado de desactivación. Éste fue instalado en no menos de 11 millones de autos diésel en el mundo.

En 2020, el Grupo Volkswagen tendrá costos por alrededor de 1.000 millones de euros relacionados con el escándalo de emisiones diésel.

Exigencias de la Unión Europea

La Unión Europea acordó en diciembre reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los coches en un 37,5 por ciento para el 2030.

Los reguladores están ejerciendo una enorme presión sobre los fabricantes de automóviles para combatir el cambio climático.

Por otro lado, los consumidores han mostrado poco interés por los coches eléctricos hasta el momento. Muchos optan por vehículos SUV espaciosos. Eso supone más complicaciones a la planificación para el cambio de tecnología.

Los motores diésel y de gasolina tienen los días contados, a decir de muchos. Probablemente el día llegará más temprano que tarde.

Para más información visite Energia16

Lea también: VW desembolsará 2.000 millones en 2019 debido al escándalo por emisiones diésel

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Dimas Ibarra
Cargue Más En Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Ministro de Emiratos: crecen inventarios y la Opep no ha terminado su labor

El ministro de Energía de los Emiratos Árabes Unidos, Suhail Al-Mazrouei, declaró este sáb…