ExxonMobil y FuelCell Energy amplían acuerdo para tecnología de captura de carbono

Captura de carbono

ExxonMobil y FuelCell Energy, Inc. anunciaron la firma de un nuevo acuerdo de desarrollo conjunto ampliado de dos años para mejorar aún más la tecnología de celdas de combustible de carbonato destinadas a la captura de dióxido de carbono de las instalaciones industriales.

El acuerdo de dos años, tiene un valor de hasta 60 millones de dólares. Además, su puesta en marcha permitirá la investigación sobre cómo capturar las emisiones en plantas de energía e instalaciones industriales. Entre ellas, se incluyen las refinerías y plantas químicas.

FuelCell Energy y ExxonMobil están trabajando para desarrollar un dispositivo de captura y almacenamiento de carbono (CCS) que concentre y capture hasta el 90% de las emisiones de CO2 de las corrientes de escape. Además, apuestan a que use mucha menos energía que las soluciones actuales. El diseño eficiente utiliza celdas de combustible avanzadas, dispositivos similares a baterías que muestran una gran promesa para la captura eficiente de carbono.

Los socios han renovado de manera conjunta su área de investigación y desarrollo. Así buscan crear un sistema CCS de pila de combustible que sea económico, escalable y desplegable dentro de las operaciones de ExxonMobil y en otras áreas.

Búsqueda de nuevas opciones

ExxonMobil está explorando opciones para realizar una prueba piloto de la solución de captura de carbono de celda de combustible de próxima generación en uno de sus sitios operativos.

Este acuerdo "permitirá un mayor progreso en esta solución única de captura de carbono que tiene el potencial de lograr reducciones significativas de las emisiones de dióxido de carbono de las operaciones industriales". Con estas palabras, Vijay Swarup, vicepresidente de investigación y desarrollo de ExxonMobil Research and Engineering Company destacó la importancia de esta iniciativa.

"ExxonMobil está trabajando para avanzar en las tecnologías de captura de carbono al tiempo que reduce los costos y mejora la escalabilidad", agregó.

Tecnología de alta eficiencia

La tecnología patentada de FuelCell Energy utiliza celdas de combustible de carbonato. Con ellas, es posible capturar y concentrar eficientemente las corrientes de dióxido de carbono de grandes fuentes industriales. El escape de combustión se dirige a la celda de combustible, que produce energía mientras captura y concentra dióxido de carbono para el almacenamiento permanente.

Así mismo, el diseño modular permite que la tecnología se implemente en una amplia gama de ubicaciones. Ello podría conducir a una ruta más rentable para el despliegue a gran escala de captura y secuestro de carbono.

Este anuncio "subraya nuestra posición de liderazgo en tecnología de celdas de combustible", dijo Jason Few, presidente y director ejecutivo de FuelCell Energy.

Remodelar el impacto ambiental

“FuelCell Energy siempre se ha sentido orgulloso de nuestra tecnología y nuestro papel en la remodelación del impacto ambiental de la industria y la generación eléctrica. Este es otro gran paso adelante hacia el despliegue a gran escala de esta tecnología tan necesaria", agregó Few.

ExxonMobil y FuelCell Energy comenzaron a trabajar juntos en 2016 y sus esfuerzos han estado dirigidos a comprender mejor la ciencia fundamental detrás de las celdas de combustible de carbonato. Con ello, buscan maneras de aumentar la eficiencia en la separación y concentración de dióxido de carbono del escape de la generación de energía alimentada con gas natural.

Así, el nuevo y ampliado acuerdo dará prioridad a la optimización de la tecnología central de captura de carbono para su integración en instalaciones industriales a gran escala. Entre ellas, están refinerías y plantas químicas.

La compañía participa en aproximadamente una quinta parte de la capacidad de captura de carbono total del mundo. Además, ha capturado alrededor de 7 millones de toneladas de dióxido de carbono por año.

La captura de carbono hace la diferencia

Las celdas de combustible son un dispositivo en el que un flujo continuo de combustible y oxidante sufre una reacción química controlada. Así suministra directamente corriente eléctrica a un circuito externo. Las emisiones contaminantes son mínimas o nulas.

En las celdas de combustible los reactivos se suministran de forma continua desde el exterior. Así pueden generar energía eléctrica de forma ininterrumpida.

El hidrógeno y el oxígeno son fluidos que se pueden suministrar de forma continua a las celdas de combustible.

Cuando los fluidos son hidrógeno y oxígeno, además de producir energía eléctrica, el resultado de la reacción es agua. El hidrógeno se inyecta por el ánodo y el oxígeno por el cátodo.

En la pila de combustible se obtiene electricidad a partir de sustancias que reaccionan químicamente entre sí.

Para más información visite: Energia16

Lea también:

Aviación y transporte marítimo enfrentan el reto de reducir sus emisiones

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Dimas Ibarra
Cargue Más En Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

¡Únete al cambio por el planeta!

Impulsar una alianza empresarial que aúne los principios de sostenibilidad y crecimiento e…