Japón estudia verter el agua radiactiva de Fukushima en el mar

Debido a la falta de espacio para almacenar el agua radiactiva procedente de la central nuclear de Fukushima en Japón, la empresa que gestiona el complejo industrial dañado se plantea vaciar el líquido contaminado al océano.

Actualmente, la Compañía Eléctrica de Tokio (Tepco, en inglés) almacena el agua contaminada en gigantescos tanques. La posible medida fue adelantada este martes por el ministro de Medio Ambiente de Japón, Yoshiaki Harada. Y de hacerse realidad esta acción, seguramente no tardará en recibir las expresiones de descontento y molestia no solo de los pescadores, sino también de otras naciones vecinas, entre ellas Corea del Sur.

Más de un millón de toneladas de agua contaminada en Fukushima

Tepco ha venido enfrentando dificultades debido a la acumulación de agua subterránea contaminada que ha sido mezclada con la utilizada para evitar que se derritan los tres núcleos de los reactores dañados por el tsunami que azotó la central de Fukushima en marzo de 2011.

Tras el accidente, la empresa ha venido tratando el agua contaminada para eliminarle la mayoría de radionucleidos. Sin embargo, no existe una tecnología capaz de eliminar el tritio. Se trata de un isótopo del hidrógeno que resulta muy difícil de separar del agua y es relativamente inofensivo. Algunos líquidos, con esta sustancia se vierten al mar de manera controlada por otras plantas nucleares del mundo. Empero Tepco confesó hace un año que el agua de sus tanques aún contiene otros contaminantes distintos al tritio.

En los depósitos de la planta nuclear de Fukushima se almacena más de un millón de toneladas de agua contaminada en unos mil tanques. Pero la compañía asegura que para el verano del año 2022 se quedaría sin espacio suficiente como para seguir guardando el líquido contaminado.

Decisión en manos del Gobierno de Japón

Harada manifestó: “La única opción será verter el agua en el mar y que se diluya. Todo el Gobierno de Japón va a discutirlo. Pero me gustaría ofrecer mi sencilla opinión”, indicó sin precisar la cantidad de agua que podría ser vertida al océano.

Para la decisión final, las autoridades japonesas esperan por un informe contratado a un equipo de expertos.

El secretario jefe del gabinete de Japón, Yoshihide Suga, declaró que los comentarios de Harada sobre el agua contaminada de Fukushima, los hizo a título personal. Y por su lado, Tepco deberá acatar la decisión gubernamental.

Un estudio reciente de Hiroshi Miyano, de la Sociedad de Energía Japonesa que coordina un comité que estudia el desmantelamiento de la central de Fukushima, señaló que verter el agua tratada después de diluirla podría llevarse hasta 17 años de labores.

Tanto los pescadores locales, así como las autoridades de Corea del Sur, ya han expresado sus preocupaciones por la probable medida. La misma afectaría aún más la maltrecha industria del pescado y los mariscos, como consecuencia del accidente ocurrido hace ocho años. De hecho, el Ministerio de Exteriores surcoreano emitió un comunicado público este martes en el que solicita al Gobierno de Japón “que tome una decisión sabia y prudente sobre el tema”.

Para más información visite: Energia16

Lea también: La energía nuclear pierde terreno ante las energías solar y eólica

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Esteban Yepes
Cargue Más En Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Juan Luis Cebrián: «No se puede confundir el cambio climático con el calentamiento global»

Para Juan Luis Cebrián, periodista, escritor, fundador y presidente de honor del diario El…