La revolución silenciosa en la factura energética de EEUU

Es muy posible que el aumento de la demanda equilibre la sobreproducción de petróleo que ha supuesto en Estados Unidos el auge del fracking y que ha ocasionado en gran medida la caída de los precios del crudo en los dos últimos años, pese a los intentos de la OPEP por congelar la producción y las exigencias de las economías emergentes, con Rusia, China e India al frente, para que esta limitación no sea una carga en sus expectativas de crecimiento. No obstante, aunque todos los analistas, incluida la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés), coinciden en la inminente estabilización del mercado, aun cuando países como Irán incrementarán su producción, el futuro energético pasa por el establecimiento de un nuevo mix entre energía renovable, nuclear y fósil, así como por avances muy significativos en almacenamiento masivo de energía eléctrica, cuyo consumo deberá ser más eficiente.

Pese al fracaso de la cumbre de Doha y la falta de resolución en la cita de Viena del verano pasado, donde los países de la OPEP se han vieron incapaces de adoptar una postura conjunta, el balance entre la oferta y la demanda impondrá una reducción drástica en la sobreoferta, que puede caer más de 200.000 barriles diarios en un escenario en el que se han alcanzado los 33 millones de barriles al día. La demanda avanza a menor ritmo y ha pasado de 1,5 millones de barriles diarios en 2015 a 1,2 en 2016. En Estados Unidos, el desplome ha obligado a recortar inversiones y rebajar la oferta, sobre todo a raíz de la quiebra de numerosas explotaciones cuyo coste era insostenible. En 2014, el 80 por ciento de los pozos en activo tuvieron que cerrarse. En la actualidad, permanecen abiertos 320 de los 1.600 que llegaron a contabilizarse.

El objetivo sigue siendo asegurar el suministro eléctrico para las próximas décadas y recuperar la ventaja en el mercado global de Estados Unidos, cuya factura energética volverá a subir de la misma manera que las explotaciones de fracking que hoy no son competitivas recuperarán en breve el protagonismo alcanzado con la denominada silenciosa revolución energética, por la que obtuvo un ventajoso liderazgo sobre todo frente a los países de la Unión Europea. El grado de dependencia exterior en petróleo, gas y carbón alcanza una media del 53 por ciento en la UE cuando en Estados Unidos no llega al 25 por ciento.

Para Carlos Andreu, doctor ingeniero en tecnologías energéticas y profesor de EAE Business School, esta revolución tiene componentes geopolíticos que condicionan los factores estrictamente relacionados con el mercado. “Si hablamos de combustibles fósiles –explica– nos referimos al petróleo, pero también al gas y al carbón. Entonces debemos preguntarnos en términos de estrategia geopolítica energética por qué es la evolución de producción/precios/países suministradores del petróleo lo que parece marcar esta revolución energética. Es preciso considerar en este sentido dos factores: la clara tendencia al consumo de energía eléctrica de origen limpio (renovables) y los equilibrios geopolíticos que están condicionados por los hechos relevantes en los países productores (árabes especialmente)”.

Si esa revolución silenciosa estuvo impulsada en sus orígenes por la necesidad geopolítica de acabar con la dependencia del suministro de petróleo procedente de la OPEP, sobre todo de los países árabes, ni Estados Unidos ni China, las dos naciones que más contaminan, dan la espalda a las energías alternativas. El desarrollo de la producción eléctrica renovable puede llegar a alcanzar tasas de hasta el 30 por ciento en los próximos años. Es cierto que los combustibles fósiles siguen siendo necesarios porque constituyen la fuente principal de energía para la industria y el transporte, pero también lo es el impacto positivo en OPEX y CAPEX (gasto e inversión) que supone la evolución de las energías limpias.

Las emisiones de CO2 en Estados Unidos se han reducido de forma notable, llegando a niveles de los 90. El punto de inflexión se produjo en 2015, cuando la apuesta por la descarbonización paulatina dio un fuerte impulso a la generación de energía a través del uso de fuentes renovables. La productividad energética, es decir, el resultado de dividir el PIB por la cantidad de energía consumida, registró un incremento superior al 2 por ciento en 2014 y 2015, casi el doble que en años precedentes, mientras que la tasa anual de eficiencia energética se sitúa en un promedio del 17 por ciento en la última década. La renuncia al fracking no es posible por ahora, lo que no implica que el modelo haya cambiado. El 68 por ciento de la capacidad energética del país procedió en 2015 de fuentes renovables. Basten dos ejemplos de esta transformación: la capacidad total de energía eólica se eleva a los 70 gigavatios y la fotovoltaica a 7,3 gigavatios. En capacidad de empleo, por primera vez la industria fotovoltaica, con un total de 210.000 trabajadores, supera al sector petrolero, con sólo 180.000 empleos.

Según el profesor Andreu, las perspectivas de futuro se centran en una evolución hacia un mix distinto donde el consumo de combustible fósil disminuye frente al eléctrico de origen renovable, manteniendo un mix entre renovable, nuclear y fósil diferente al actual. La tendencia se dirigirá hacia la “electrificación” de la industria y el transporte (reduciendo la dependencia del consumo de combustible fósil). Se registrarán asimismo numerosos avances en eficiencia energética que conllevarán una reducción drástica de consumos. Habrá igualmente un crecimiento muy significativo en almacenamiento masivo de energía eléctrica con el fin de alcanzar tasas eficientes en uso doméstico e industrial muy superiores a las ratios actualmente disponibles. 

((Este es un tema de la revista impresa. Puede acceder a éste y otros contenidos suscribiéndose a nuestra publicación))

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Juan Emilio Ballesteros
Cargue Más En Actualidad

2 Comentarios

  1. CarmenMuñoz

    09/01/2017 en 1:03 pm

    Enlace documental Gasland:

    https://vimeo.com/75524062

    para entender que es el fracking.

    Responder

  2. Ricardo Sanonse

    13/01/2017 en 9:55 pm

    decididamente el futuro energético de México como productor para exportar es el shale gas, pero debe ser muy bien reglamentado; tanto en los procedimientos de exploración, explotación, y exportación; como en materia ambiental. depender del petroleo convencional no es fuente segura de largo plazo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

El inversor español podrá comprar con tarifa plana acciones de cualquier compañía

Por Energía16 15/3/2018 El aumento de la volatilidad en las bolsas y la mejora económica p…