Un largo camino por recorrer

Un largo camino por recorrer en el cambio climático

Por Kevin de León
01/2/2018

Kevin de León es el primer latino elegido como presidente Pro Tempore del Senado de California. Licenciado en Educación en el Pitzer College, se postuló por un escaño en la legislatura estatal de California en 2010 y en 2014 se convirtió en presidente de la cámara, donde ha promovido numerosas leyes innovadoras sobre energías limpias y cambio climático. También ha sido
becario Rodel del Instituto de Aspen y profesor adjunto de la Universidad de California del Sur (USC).

Recientemente regresé de Marrakech, Marruecos, donde lideré la delegación del estado de California en la 22ª Conferencia de las Partes de la Convención de Naciones Unidas, la reunión anual de las naciones enfocada en abordar el cambio climático. Los líderes de todo el mundo están profundamente preocupados de que, bajo una administración de Donald Trump, Estados Unidos pueda abandonar el Acuerdo de París y dañar el ímpetu internacional.

Estos temores se justifican teniendo en cuenta las opiniones de Trump sobre el clima: él ha dicho que el cambio climático creado por el hombre es lo que se conoce como “un cuento chino”, ideado para que las manufacturaciones estadounidenses no sean competitivas. Pero, como uno de los líderes políticos del estado más poblado de Estados Unidos -y su economía más fuerte- puedo decirle con confianza que no tenemos planes de frenar o detener nuestros esfuerzos para hacer frente a la amenaza existencial del calentamiento global.

California equivale a más del diez por ciento (13%) de la economía de Estados Unidos, y estamos comprometidos a avanzar hacia un futuro de energías limpias. Seguiremos utilizando
nuestras políticas públicas, nuestro poder adquisitivo y nuestra innovación en el sector privado, para ayudarnos a alcanzar nuestras metas de emisiones contaminantes y transformar
el sector energético estadounidense.

No hay marcha atrás. Acabamos de celebrar el décimo aniversario de la medida AB 32, nuestra política climática fundacional, y extendimos nuestras metas de emisiones contaminantes hasta
el 2030. Estamos en el camino correcto para reducir las emisiones contaminantes, que afectan a toda la economía, en un 40% de aquí al 2030, a la vez que generamos al menos la mitad de nuestra energía a partir de fuentes limpias y renovables, duplicando la eficiencia energética de los edificios y ampliando dramáticamente el acceso a los vehículos eléctricos.

Ya estamos sintiendo los impactos económicos positivos de estas políticas, con más de medio millón de empleos vinculados directamente con las energías limpias en nuestro estado, más del
doble que la industria del petróleo y la del gas. La industria relacionada con las energías limpias está creciendo seis veces más rápido que la economía del estado en su conjunto. Cualquier
esfuerzo de la administración Trump para detener nuestro progreso resultaría en la destrucción de puestos de trabajo.

Mientras tanto, la histórica sequía de los últimos cinco años, junto a las temperaturas récord, los incendios forestales y los niveles de contaminación en todo el estado de California,
son recordatorios constantes de la necesidad de seguir adelante. Las comunidades a lo largo y ancho de California están sufriendo por la mala calidad atmosférica, lo cual mata a más del doble de personas que los accidentes de tráfico, la mayoría de ellas pobres y pertenecientes a minorías étnicas.

El cambio climático es una cuestión de salud pública, justicia social y prosperidad económica. Si no actuamos, nos arriesgamos a perder en todos los frentes.
El Presidente electo dice que le gusta ganar –aquí hay una carrera que ya estamos liderando, y tenemos la oportunidad de conquistar aún más terreno en la competencia en el extranjero, lo que traería buenos empleos a las comunidades que aún no han experimentado los beneficios del resurgimiento económico de nuestra nación.

Planeamos coordinar con otros estados la construcción y exportación de nuestro liderazgo, para maximizar el impacto positivo que podemos
tener. No puedo hacer promesas ni predicciones acerca de lo que significará una administración Trump para la política pública sobre el cambio climático de Estados Unidos. Pero puedo prometer que California continuará avanzando.

En este estado, seguimos respetando los hechos y la ciencia, creemos que una atmósfera limpia es un derecho, y sabemos que el cambio climático es una amenaza urgente. Estamos más que listos para llenar el vacío de liderazgo si el presidente electo Trump decide esconder su cabeza en la arena.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Energía 16
Cargue Más En Tribuna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

China manifiesta quejas por aranceles estadounidenses e inversión en energías renovables

A los aranceles de Estados Unidos sobre China se sumó la inversión en placas solares fotov…