Con multas, tarifas y regulaciones, París busca organizar el uso de las patinetas eléctricas

Patinetas eléctricas

París planea regular el uso de las patinetas eléctricas con multas por ocupar las aceras. También establecerá lugares de aparcamiento. Igualmente se prevé imponer una tarifa anual para las operadoras del servicio.

Antes de la ley nacional sobre patinetas eléctricas que sería promulgada este año, el concejo de la capital francesa votó a favor de imponer una multa de 135 euros por usar las aceras y una de 35 euros por bloquear la vereda con patinetas estacionadas, dijo la ciudad en su sitio en internet. La Ciudad Luz también retirará las patinetas mal estacionadas.

La prioridad es proteger a los peatones

El Concejo de París ha adoptado medidas para regular el uso de las patinetas eléctricas, con el fin de proteger a los peatones. Al mismo tiempo, se espera la entrada en vigencia de la llamada "Ley de movilidad".

Funcionarios municipales dijeron que la ciudad de París apoya las nuevas formas de movilidad limpia. Reconocen que éstas representan alternativas útiles al vehículo privado contaminante. No obstante, recordaron que es esencial que se regule su presencia en las calles de la capital gala.


De acuerdo a los funcionarios de la urbe, el aumento en los últimos meses de las patinetas eléctricas de autoservicio plantea varios problemas que deben resolverse rápidamente. Su circulación en las aceras es una fuente de inseguridad para los peatones, especialmente los ancianos y los niños. Su estacionamiento, a menudo anárquico, interrumpe el movimiento de los padres con coches de bebé y personas con discapacidades.

La ciudad de París alertó rápidamente al gobierno sobre esta situación preocupante, y propuso que la futura ley de movilidad cree un marco legal claro para los scooters eléctricos. Desafortunadamente, este proyecto de ley, originalmente programado para el otoño de 2018 y pospuesto hasta la primavera de 2019, todavía no se vota.

Medidas para la patinetas eléctricas

A la espera de la aprobación de la ley, el municipio ha decidido establecer sus propios mecanismos reguladores. Estos se  se dividen en cuatro ejes. Con ellos, se espera contribuir a  organizar, regular y controlar el tránsito de las patinetas eléctricas en el casco urbano:

  1. Penalizar los abusos. Los usuarios de patinetas eléctricas que viajan en las aceras ahora están expuestos a una multa de 135 euros. El estacionamiento motos eléctricas que obstaculiza el tráfico peatonal también se penaliza con 35 euros y la Ciudad procede a las operaciones de contención de éstas. Las medidas son implementadas por la policía municipal de París, que ha intensificado los controles en los últimos días.
  2. Delimitar el aparcamiento. En las próximas semanas, la Ciudad de París creará zonas de estacionamiento específicas, delimitadas por una marca en el suelo. Se les pedirá a los usuarios que dejen sus patinetas al final de su viaje. Cerca de 2,500 lugares deberían estar disponibles para fines de 2019. Finalmente, el municipio planea hacer que el estacionamiento sea obligatorio en estas áreas.
  3. Capacitar a los operadores. Nueve compañías ofrecen autoservicio de alquiler de motos eléctricas en París. El municipio ha desarrollado con ellas una carta de buenas prácticas. En ella se plantean los mismo principios que se aplican a las bicicletas y patinetas eléctricas de autoservicio. Se invitará a los operadores de scooters a firmar esta carta a fines de mayo.
  4. Regular la flota en circulación. Casi 15,000 patinetas eléctricas están disponibles en las calles de la capital. Se trata de una cifra en constante crecimiento, que podría llegar a 40.000 a finales de año. Para regular esta flota, el municipio ha introducido una tarifa para las empresas. El monto aumenta según el número de patinetas (50 a 65 euros por unidad).

Una alternativa viable

Varias ciudades europeas ya ofrecen áreas exclusivas de estacionamiento para las patinetas. En diciembre, Madrid ordenó a Voi, Wind y Lime retirar sus patinetes de las calles, afirmando que no habían cumplido con las normas que determinan las zonas en que los vehículos tienen permitido operar.

Nueve compañías -incluida las firmas con sede en California y líderes del mercado Lime y Bird- operan unas 15.000 patinetes eléctricas en París. La ciudad estima que podría haber hasta 40.000 antes de fin de año. Marcas como Bolt, Wind y Voi han puesto cientos de patinetas en las calles de la capital.

Las firmas tendrán que pagar una cuota anual de al menos 50 euros por unidad por las primeras 499 patinetas. El monto subiría a 65 euros por patineta para las firmas que operen más de 3.000, dijo la ciudad. Las compañías que operen bicicletas tendrán que pagar entre 20 a 26 euros al año por unidad.

Para más información visite Energia16

Lea también:

UE impondrá nuevos aranceles a bicicletas eléctricas chinas

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Dimas Ibarra
Cargue Más En Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Marcha en Francia expone campaña ciudadana contra el Cambio Climático

Miles de personas se unieron en una marcha en Francia bajo la consigna “Rise for Cli…