Nueva generación de represas hidroeléctricas amenaza a los ríos de Europa, según estudio

Riverwatch

Un nuevo estudio advirtió que los últimos ríos de flujo libre de Europa podrían verse gravemente afectados si se construye una nueva generación de represas hidroeléctricas. El informe fue encargado por WWF, Riverwatch, GEOTA y EuroNatur.

Según el documento, el 33 % de los nuevos proyectos están planificadas en zonas protegidas de la Unión Europea (UE). La "amplia mayoría" se encuentra ubicada "en parques nacionales o en áreas inscritas en la Red Natura 2000".

Más de una cuarta parte (28%) de las nuevas centrales hidroeléctricas se construirán en reservas naturales. Muchas de ellas están planificadas en los Balcanes, donde se encuentran algunos de los últimos ríos de flujo libre de Europa.

Los ríos del oeste y centro de Europa ya están cubiertos de decenas de miles de barreras artificiales. Entre ellas, están las presas, que han impulsado la fuerte disminución de los peces de agua dulce, como el salmón, la trucha y las anguilas.

Crece la amenaza

El estudio descubrió que se ha programado construir 8.507 nuevas plantas para los próximos años. Estas instalaciones se suman a las 21.387 del continente. Otras 278 plantas ya están en construcción, según la investigación de WWF, Riverwatch, GEOTA y EuroNatur.

"Nos enfrentamos a nada menos que al final de los ríos que fluyen libremente en Europa, si no detenemos esta locura por las presas", dijo Ulrich Eichelmann, director ejecutivo de RiverWatch.

Eichelmann aseguró que la calidad y diversidad de los ríos en los Balcanes era "incomparable", mientras que en Europa central y occidental las represas hidroeléctricas ya han tenido un gran impacto "en la medida en que muchos de nosotros no sabemos cómo es un río vivo".

Describió el río Vjosa, que se extiende desde Grecia hasta el Mar Adriático como "el último gran río salvaje en Europa". Agregó que este cuerpo de agua está "muy amenazado", como resultado de los proyectos hidroeléctricos planificados en Albania.

Especies en peligro

La investigación académica ha encontrado que hasta 30 especies de peces de agua dulce en los Balcanes se enfrentan a la extinción si todos los proyectos hidroeléctricos planificados en la región continúan. Están en riesgo la lamprea griega del arroyo, la trucha de mármol y una variedad de zingels, un pez que prospera en aguas de flujo rápido.

Debemos entender que la ya alta demanda de recursos hídricos, especialmente en el sur de Europa, se verá exacerbada por la explotación hidroeléctrica a gran escala. Ello resultará en una combinación mortal para la diversidad de agua dulce", dijo Steven Weiss, profesor asociado de la Universidad de Graz.

El informe se publicó cuando los nuevos líderes de la Unión Europea preparan planes para un "acuerdo verde europeo" que conducirá a una expansión de las energías renovables, con el objetivo de reducir las emisiones de efecto invernadero a cero neto para 2050.

"Saturación de represas"

WWF, Riverwatch, GEOTA y EuroNatur sostienen que Europa ya está "saturada" de represas e insisten en que la energía hidroeléctrica no debe considerarse como una forma de energía verde.

Incluso las presas pequeñas pueden tener un impacto dramático en la vida silvestre, al evitar que los peces migren a las zonas de desove. Las represas hidroeléctricas se han relacionado con una disminución en el salmón, la trucha, la anguila y el esturión, de acuerdo a los datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente.

Según la agencia, las represas y embalses también atrapan arena en ciertos lugares, lo que alimenta la erosión costera o las inundaciones en otros lugares.

Energía hidroeléctrica como amenaza

WWF dijo que la energía hidroeléctrica era uno de los mayores obstáculos para cumplir los objetivos de la Unión Europea en ríos saludables.

Según la legislación de la UE sobre el agua, todos los ríos, lagos, aguas costeras y subterráneas deben alcanzar el estado ecológico "bueno" para 2027 a más tardar, una extensión del objetivo original de 2015.

Actualmente, solo el 40% de las aguas superficiales se consideran en buen estado, según el último informe del ejecutivo de la UE.

Alto impacto y poca eficiencia

El estudio de WWF, Riverwatch, GEOTA y EuroNatur destaca que muchas plantas planificadas producirán relativamente poca electricidad. Según el informe, las pequeñas centrales hidroeléctricas tienen un gran impacto ecológico porque son numerosas e interrumpen la continuidad del río. Sin embargo, contribuyen "mínimamente a la producción de electricidad".

La energía hidroeléctrica está creciendo más lentamente en Europa occidental, incluso en Escocia y Noruega. En Suiza, que hace un uso intensivo de la tecnología, los operadores quieren aprovechar los glaciares de fusión para crear un nuevo modelo de "central hidroeléctrica periglacial". Pero se pronostica la expansión más rápida para el sudeste de Europa y Turquía.

Para más información ingrese a Energia16

Lea también:

Sector eólico contribuyó con el PIB en 3.584 millones de euros en 2018

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Dimas Ibarra
Cargue Más En Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

Juan Luis Cebrián: «No se puede confundir el cambio climático con el calentamiento global»

Para Juan Luis Cebrián, periodista, escritor, fundador y presidente de honor del diario El…