Portugal adelantó fechas de cierre de centrales térmicas de carbón

El Gobierno de Portugal de Antonio Costa le puso fechas al cierre para apagar las dos grandes centrales térmicas de carbón: la de Pego, en la que participa Endesa, para 2021, y la Sines, de EDP, para septiembre de 2023.

Junto a España, Portugal se iguala con sus planes de adelantar el fin del carbón de su mix energético y con ello contribuir con la reducción de las emisiones contaminantes a la atmósfera que causan el calentamiento global.

El primer ministro del país vecinol António Costa reveló este lunes que efectivamente ambas centrales de carbón han sido durante años las que han mantenido el sistema eléctrico portugués. Sin embargo, tiene alternativas para satisfacer las necesidades energéticas y llevar a cabo sin problemas el cierre de ambas centrales térmicas. Se trata de la central de bombeo hidráulico que Iberdrola construye actualmente en la zona norte del país. Se estima que las presas del Alto Támega comiencen a operar antes del año 2023. Adicionalmente el gobierno portugués contará con una nueva línea de alta tensión en la zona de Algarve.

Un adelanto programado para sustituir al carbón

Con antelación, concretamente en mayo pasado, el ministro de Medio Ambiente había asegurado a los medios de comunicación que la central de Pego, de 626 megavatios (MW), no estaría conectada en 2022. Sin embargo adelantó la fecha y ahora prevé cerrar la planta en 2021, año cuando se cumple su licencia de operación.

En el caso de Sines, la más grande del país con una capacidad de mil 256 MW, estaba previsto su cierre hasta 2030 y en el mejor de los casos podría ser 2025. Ahora el ministro Costa aseguró que la fecha se adelantó para el año 2023.

Portugal intensifica sus planes de instalar y operar más plantas de energía renovables. Entre ellos completó exitosamente su última subasta de renovables con récord mundial de precio de la fotovoltaica incluido y el arribo de nuevas infraestructuras como la del Alto Támega. Con estas acciones la nación ibérica adelantará el cierre de las plantas de carbón. Sin embargo, continuará con los ciclos combinados de gas en respaldo a las renovables.

El gobierno de Portugal de António Costa intensifica sus planes de instalar y operar más plantas de energía renovables/Twitter @antoniocostapm

Biomasa por carbón

Se conoció de otro lado que se está estudiando la posibilidad de reemplazar el carbón por biomasa forestal. Pero esto dependerá de las condiciones que el gobierno conceda para ello.

Los actuales responsables de la planta consideran que habría que solventar la logística relacionada con el suministro de la biomasa. Esto debido a que la central de Pego podría llegar a absorber alrededor de un tercio de la biomasa disponible para este tipo de plantas.

Portugal tiene sobrecapacidad en la producción de energía, pero como quiere cerrar las térmicas de carbón en los próximos cinco años deberá aumentar la potencia renovable. Y para ello será necesario hacer una inversión cercana a los siete mil millones de euros en fuentes de energía renovables como la biomasa o la solar. El gobierno aspira que en 2030 Portugal pueda conseguir que las renovables representen el 47 por ciento de la demanda de energía final.

Para más información visite: Energia16

Lea también: Empresas españolas podrían perder casi mil millones de euros por declive del carbón

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Esteban Yepes
Cargue Más En Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

El liderazgo industrial menos conocido de Cepsa

La química es uno de los motores que potencian la internacionalización de Cepsa y una de l…