Vestas, una economía más verde

Vestas una economía más verde a la orden del día

Por Juan Emilio Ballesteros
08/03/2018

Pese a la fuerte competencia en el sector, Vestas ha obtenido unos ingresos de 10.000 millones de euros en 2017, un resultado estable que le permite seguir creciendo. Así sucede en mercados como México, donde la firma se ha convertido en un referente.

Para la multinacional danesa Vestas, la industria eólica está experimentando una transición hacia un mercado de energías renovables no subvencionado, más maduro y altamente competitivo, que, probablemente, impulsará una mayor consolidación en la industria. Si bien, esta situación de los mercados genera competencia y presiona los
precios, también crea oportunidades para seguir creciendo y fortalece el liderazgo internacional en una coyuntura que refleja que la energía eólica ha alcanzado ya niveles
comerciales. Los resultados obtenidos por la compañía en 2017 confirman que Vestas se mantiene en un nivel favorable, con unos ingresos totales de 10.000 millones de euros.

El beneficio neto de explotación (EBIT) fue de un 12,4%, las inversiones netas alcanzaron los 407 millones de euros y el flujo de caja libre se situó en 218 millones de euros.
El número total de pedidos de aerogeneradores aumentó de 10.494 MW en 2016 a 11.176 MW en el año 2017 y el valor total de la cartera de pedidos de servicios creció desde 1.400 millones de euros hasta 12.100 millones de euros.

Líder eólico global

El número de pedidos en megavatios aumentó el año pasado y el valor de la cartera de pedidos combinados continuó asimismo creciendo durante el año. Para el año 2018, Vestas estima que los ingresos alcanzarán los 11.000 millones de euros, con un incremento importante de los servicios de mantenimiento. La compañía es líder mundial, un dato que avalan los 90 GW de capacidad instalada en 76 países, con especial incidencia en las áreas de Latinoamérica y Europa.

Gracias a la injerencia de su innovadora tecnología, ha tenido un impacto muy positivo en mercados como Italia o Francia, donde es el primer fabricante en capacidad
instalada. También en Estados Unidos, donde el número de nuevos pedidos se ha disparado. Uno de los mercados con mejores posibilidades es el americano. En Estados Unidos, donde la compañía instaló en 2017 cerca de 3.000 MW, los pedidos de componentes que permitirán la construcción de futuros proyectos en la región onstituyeron
266 MW, la mayoría de los cuales se materializarán en el año 2021.

En Latinoamérica, la implantación de sistemas de subastas en varios países hace patente que el potencial de la eólica para los mercados de la región sigue siendo fuerte. En estos países, el crecimiento de la compañía ha sido muy significativo. La demanda de seguridad energética y la diversidad de suministro han impulsado la transición hacia las subastas. Países como México y Argentina llevaron a cabo sus primeras subastas de energía en 2016, y una parte sustancial de los nuevos contratos de electricidad se asignaron a la energía eólica. Vestas jugó un papel muy activo junto a sus clientes en estas subastas con el fin de conseguir capacidad a partir de la oferta más competitiva y a su vez rentable.

Con más de 1,3 GW de pedidos en 2017, procedentes tan solo de estos dos mercados, la compañía mostró sus esfuerzos reactivados en América Latina de acuerdo a su plan estratégico local. En 2017, Vestas ha conseguido tener más de 1.7 GW construidos o en construcción en Latinoamérica, lo que sin duda representa lafuerte progresión
de la compañía en la región.

Angélica Ruiz Celis, directora general de Vestas para México y el norte de Latinoamérica, se enorgullece de ser testigo de primera mano de cómo México está apostando por la promoción de las energías renovables. “En solo unos pocos años –apunta–, el país ha logrado un progreso increíble, convirtiéndose en un ejemplo para otros países de América Latina. Con nuestra sólida presencia en el país y nuestro plan de localización a largo plazo, Vestas está muy bien posicionada para seguir apoyando la transición de México hacia una economía más verde”.

El año pasado, Vestas recibió un pedido de suministro e instalación de 27 aerogeneradores, modelo V136-3.45 MW, para la construcción de un parque de 93 MW, ubicado en el estado mexicano de Tamaulipas. Además, la compañía dará a este parque un servicio de mantenimiento Active Output Management 5000 (AOM5000) por un plazo de 15 años. También en Tamaulipas, la Compañía Eólica Vicente Guerrero ha firmado un contrato con Vestas de 118 MW para su parque eólico. La orden deriva de un
acuerdo de compra de energía privada (PPA) y comprende la instalación de seis unidades V136-3.45 MW y 27 del mismo modelo, entregadas en modo optimizado para llegar a los 3.6 MW.

La empresa danesa explica que el contrato ha conseguido situar la entrada de pedidos de Vestas en México en 2017 en más de 700 MW, incluido el que será el parque eólico más grande del país, Reynosa III (424 MW), que también se ubicará en Tamaulipas. Con cerca de 1 GW de capacidad instalada o en construcción tan solo en Tamaulipas, Vestas subrayó que la fuerte entrada de pedidos en 2017 respalda su enfoque estratégico en el mercado mexicano, ofreciendo la última tecnología y
soluciones a medida para optimizar el potencial de los parques eólicos. La compañía suma 1,7 GW en capacidad instalada o en construcción en México. La construcción de los nuevos parques eólicos en Tamaulipas supondrá una generación de 7.400 empleos en la región.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Juan Emilio Ballesteros
Cargue Más En Renovables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

El inversor español podrá comprar con tarifa plana acciones de cualquier compañía

Por Energía16 15/3/2018 El aumento de la volatilidad en las bolsas y la mejora económica p…